Conocer Ciudad Real

El Turismo que hay en Ciudad Real, como capital de la provincia homónima es, ante todo, una ciudad joven y abierta, capital de La Mancha, pues lo que hoy se conoce como provincia de Ciudad Real se llamó, hasta 1833, La Mancha, su denominación histórica. En el centro de la tercera provincia más extensa de España y situada en los ejes de comunicación con el Sur y la costa levantina, desde Madrid y Portugal, es poseedora de una parada de la línea de Tren de Alta Velocidad AVE y con su Aeropuerto Privando Central Ciudad Real.

vinculada a la novela de Don Quijote de Miguel de Cervantes, Ciudad Real, la más manchega de las tierras manchegas, tiene que ofrecer al viajero que recorra sus calles, su historia y su vitalidad, y en sus comarcas cercanas, una belleza natural que nuestros predecesores nos han sabido legar pura e intacta. Ciudad Real es hoy una de las zonas más reconocidas por los amantes de la caza de todo el mundo.


Una ciudad que ha apostado claramente por la modernidad. Su realidad universitaria, su actividad económica en ferias y centros comerciales, su vida cultural, nos remiten a una ciudad dinámica, esforzada en su futuro.

Los principales monumentos de la ciudad son los siguientes:


Puerta de Toledo
Monumento nacional, magnífico ejemplo de arquitectura militar del siglo XIV. De estilo mudéjar, combina armoniosamente arcos de herradura y apuntados, con arcos góticos de remembranza cristiana. Nos recuerda el mestizaje cultural de la España medieval. Mandada construir por el rey Alfonso X El Sabio, se concluiría durante el reinado de Alfonso XI. Preside la entrada del camino real a Toledo.





Cerro de Alarcos
Los yacimientos de Alarcos se remontan a las Edades del Hierro y del Bronce, con importantes hallazgos íberos, romanos y, sobre todo, medievales, con los restos del Castillo de Alarcos. En este mismo lugar, allá por 1195, los caballeros cristianos cayeron derrotados ante las tropas musulmanas, siendo tanta la sangre caída, que, desde entonces, la Cruz de Calatrava, antes negra, se tornó roja, Hoy, la hermosa ermita de Alarcos corona el cerro, con su rústica arquitectura y su maravilloso rosetón gótico.



Catedral de Nuestra Señora del Prado
La Catedral de Nuestra Señora del Prado se trata de la más posterior de las tres iglesias góticas de Ciudad Real, comenzada en el siglo XV, el último tramo de la bóveda, que corresponde al coro, se finaliza ya en el siglo XVI, en 1514 por Antonio de Écija, responde por tanto al último gótico con presencia renacentista en algunos detalles. En el exterior, el templo presenta tres sencillas portadas, al Norte la de Umbría, al Sur la del Mediodía, de factura gótica, sus tímpanos labrados sin, sin embargo, del XIX. Más interesante, por antigua, es la Puerta del Perdón, a los pies de la iglesia, que ha sido datada en el siglo XIII., quizá resto de la primitiva ermita que debió ubicarse en el mismo solar donde hoy se alza la Catedral. Una puerta que destaca por su esquematizada decoración vegetal arcaizante.




De la misma época es el rosetón polilobulado, de gran semejanza con el que se encuentra en la ermita de Alarcos. El interior es de una sola pero inmensa nave, cuyas dimensiones son 34 metros de altura, 53 metros de longitud y 18 metros de anchura. Es, después de la Catedral de Gerona, la de nave única más grande de España. Iniciada la construcción por el ábside, se puede observar cómo se va complicando la tracería de las bóvedas. Sin duda, la obra más importante de la Catedral es el Retablo del Altar Mayor, obra maestra de Giraldo de Merlo, finalizado en 1616. Incluido cronológicamente en el Barroco, respira, sin embargo, un sereno clasicismo, Está dedicado a la Virgen del Prado, patrona de Ciudad Real, obra moderna del escultor valenciano Raussel y Llorels.Iglesia de San PedroDatada en el siglo XIV, es la más pura en su estilo gótico, de las tres que conforman el histórico triángulo gótico de la ciudad. El exterior del templo presenta tres interesantes portadas: la Puerta del Perdón, orientada al Oeste, la Puerta de la Umbría, al Norte, y la Puerta del Sol, al Sur. El interior se divide en tres naves, la central más ancha y alta. Son especialmente bellas las capillas, la Capilla de la Coca, con portada plateresca y donde destaca el sepulcro del Chantre de la Catedral de Sigüenza y el retablo de la Virgen de Loreto. Y la Capilla de Jesús Nazareno, que sobresale por su arquitectura y reja renacentista, a la vez que por la hermosa imaginería.


AyuntamientoEdificio del año 1976, obra del arquitecto madrileño, Fernando Higueras. Su peculiar fisionomía responde a una inspiración neogótica, recordándonos a los Ayuntamientos típicos de los Países Bajos.





Palacio de la Diputación Provincial

El edificio civil más bello de la ciudad, representante de la arquitectura de finales del siglo XIX y obra del arquitecto, Santiago Rebollar, que finalizó su construcción en 1892.

Si queremos visitar museos recomendamos el Museo Manuel López Villaseñor. Contiene la Obra del ciudadrealeño Manuel López Villaseñor, uno de los máximos exponentes de la pintura española de la segunda mitad del siglo XX. En trece salas, podemos admirar sus inicios academicistas hasta la belleza intelectual de sus últimos bodegones. El Museo es, además, el más importante centro cultural de la ciudad y no será raro que vea alguna de las exposiciones temporales que jalonan el calendario durante todo el año.


También la Casa-Museo Elisa Cendrero. La casa, de 1917, conserva la decoración propia de la época, evocándonos al ambiente burgués de finales de siglo. Armas, títulos de nobleza, o una colección de abanicos antiguos, nos hablan de una época culta y refinada. También podemos ver algunas pinturas de artistas ciudadrealeños de principios del siglo XX, como Ángel Andrade o Carlos Vázquez.





Por último el Museo del Quijote Museo dedicado a la inmortal figura del caballero Don Quijote. Combina exposición de obras de arte relacionadas con la novela cervantina con modernos montajes multimedia que, nos remontarán al siglo XVI, al ambiente de una imprenta de la época, con los personajes de la novela, en un verdadero viaje en el tiempo. Los estudiosos de la obra de Cervantes también disponen de un centro de estudios y de una importantísima biblioteca sobre el Quijote.Otros museos de interés son el Museo Provincial de Ciudad Real ó el Palacio Episcopal / Museo Diocesano.
La cocina de Ciudad Real es abundante y llena de matices. Destacamos las gachas, para las que se utiliza harina de guijas, aceite, agua, y condimentos. Además es un plato económico. Las migas, hechas a base de pan picado, ajos, agua, aceite y torreznos, son también típicos platos para el invierno castellano.
El pisto manchego, las berenjenas, el asadillo, el ajo-peces, el tojunto, el tasajo, la caldereta de cordero y el cochifrito o el famoso tiznao hecho con bacalao son otros platos de gran interés que mezclados con caldos blancos, tintos y rosados de la zona (los mejores de España, probablemente) darán al visitante una muestra de la rica gastronomía manchega.
Las Fiestas patronales de Ciudad Real tienen lugar en la conmemoración a la Virgen del Prado, el 15 de agosto; ferias y fiestas con una duración de 7 días. También a la Virgen de Alarcos, domingo de Pentecostés. Otra fiesta de gran calado en la zona es la de La Pandorga, el 31 de julio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario